top of page
  • Xabier Zubimendi

Flor de loto



Sus raices firmemente asidas en la tierra, entre el lodo.

Crece, extendiendo sus tallos dentro del agua.

Y florece, abriéndose esplendorosa a la vida y ofreciéndonos su belleza con generosidad.


Así, en el camino del yoga, enraizamos nuestro cuerpo físico a la tierra y al entorno que nos acoge.

Crecemos cada día sumergidos en un océano de emociones.

Nos debatimos en un devenir de imágenes mentales, pensamientos.

Y desde la atención constante, con la Consciencia despierta, alentamos esa chispa Divina que se va haciendo más presente en nuestra Vida.

De este modo florece el Espíritu.




49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page